La Importancia de Escuchar

¿Puede un chef cocinar una auténtica comida China sin antes haber probado algo de esa cocina?


Se puede afirmar con seguridad de que sería extremadamente difícil conseguirlo, así como la mayoría de cosas en la vida, es casi imposible replicar algo sin jamás haberlo experimentado. 


Esto es, precisamente, lo que encontramos bastante perturbador acerca de la educación musical en Hong Kong, parece ser que la mayoría de los estudiantes en esta ciudad aprenden a tocar al menos 1 instrumento musical, pero raramente se les observa sentados escuchando música o asistiendo a algún concierto por sí mismos. Vivimos en un mundo que va tan rápido y acelerado que muy raramente hacemos algo por puro placer, estar solos y tener un tiempo de tranquilidad donde podamos estar con nuestros pensamientos y reflexionar, siempre hay una razón o motivo detrás de todo lo que hacemos, sí, estoy de acuerdo en que a menudo el placer deriva de un objetivo que podemos cumplir nosotros mismos, nos gustan las cosas en las que somos mejores y por su puesto tenemos mejor rendimiento haciendo esas cosas que nos gustan, pero cuando removemos el "nosotros" de la ecuación, ¿seguimos disfrutando del tema o actividad en cuestión?


A veces es imposible apartar el "nosotros". Como músico, no sé si disfruto más de escuchar o tocar música, sin embargo, me siento mucho más atraído por la música escrita para piano, ya sea como solista o grupo de cámara. La única explicación a la que realmente he llegado, es que cada vez que escucho una pieza que incluye la participación del piano, me imagino a mí mismo tocando la parte del piano, y encontrarme inspirado también por el pianista que está tocando o francamente, pensando en otras maneras de interpretar la misma pieza. En otras palabras, vivo indirectamente a través del pianista y como resultado siento un nivel mucho mayor de emoción y disfrute. 


Estoy divagando. Este artículo es principalmente orientado a la necesidad de experimentar algo antes de poder reproducirlo, por lo tanto nace esta pregunta: ¿Cómo podemos experimentar la música? Ahora mismo, la primera palabra que me viene a la mente es "¡ESCUCHANDO!"

Escuchar música debería comenzar desde el hogar y a una temprana edad, ya sea escuchando música en el automóvil o en la casa, esto también ayuda a estar mucho más conscientes de los sonidos que nos rodean, como la música (estrictamente definida como "sonido organizado") está literalmente en cualquier parte; los anuncios en los aeropuertos a menudo inician con el sonido de un acorde quebrado; la pronunciación del Chino Cantonés está gobernado por los tonos: por ejemplo, la palabra que se usa para dar las gracias, "ng  goi",  es una quinta justa ascendente.


El siguiente nivel, que es una actividad familiar estupenda, es ocupar algo de tiempo durante la semana para escuchar una pieza de música juntos y entonces debatir sobre ella. Esto no tiene que ser necesariamente desde un punto de vista técnico, pero si debe iniciar compartiendo con los demás lo que cada uno percibe al escuchar la pieza, pueden hablar acerca de los diferentes instrumentos que participan en la obra y su respectivo timbre, tono o color (brillante u oscuro), la velocidad, el estilo (marcha, danza...), la textura (delgada, con muy pocos instrumentos o gruesa con todos los instrumentos de la orquesta), etc...



Lo anterior es básicamente la premisa de la prueba auditiva ABRSM para promover el oído por encima de la práctica y teoría para entender la música, pues la música se experimenta evidentemente a través de los oídos. Estas pruebas, sumadas a las pruebas de lectura a primera vista ayudarán a determinar cómo ha de ser la educación musical de un candidato, y esta preparación indudablemente ayudará a formar la musicalidad del candidato, que actúa como el fundamento de la propia apreciación musical en la edad adulta cuando las lecciones instrumentales ya han llegado a su fin. Sin embargo, las pruebas auditivas y de lectura a primera vista son a menudo la parte de los exámenes a la que más pavor le tienen los estudiantes, pues estas habilidades son las que necesitan de mucho más tiempo para desarrollar.

La ABRSM espera que sus candidatos construyan su repertorio, su lectura musical y su percepción auditiva gradualmente mientras van realizan exámenes, pero esto causa problemas cuando los niños en realidad buscan saltarse varios grados (la mayoría para obtener el tan preciado certificado de la institución) y sólo estudian las partes y piezas que corresponden a los exámenes, esto significa que no queda lugar para la transición y desarrollo entre los grados. La lectura a primera vista será evidentemente mucho más sencilla conforme el niño pase más tiempo aprendiendo piezas nuevas constantemente (y por lo tanto volverse capaz de leer scores) en lugar de perfeccionar una pieza de gran dificultad, que es probable que esté tocando de oído o de memoria.



Las escuelas normalmente no le permiten a los estudiantes saltarse grados tan fácilmente, sólo los dejan saltarse 2 o como máximo 3 grados a la vez, entonces, ¿cómo sucede esa "progresión natural" cuando llegan los exámenes de música? ¿Estudiar un instrumento es realmente solo sobre obtener un certificado para usar como pasadera para algo más? ¿Es acaso el motivo pasar del 8 grado lo más joven posible? ¿Qué sucede con el propósito real de la educación?

La felicidad, después de todo, no es el destino sino el viaje en sí mismo. ¿Cómo podemos cultivar el interés en la música a las próximas generaciones si la sociedad insiste en abrir grandes atajos durante su ya efímera educación musical? 



Si te ha gustado el artículo y quieres enterarte cada vez que publique uno nuevo puedes seguirnos en:

Facebook: MusiciansWorld
Twitter: MusiciansWorld
Instagram: MusiciansWorld

Y en nuestro canal oficial de Telegram para recibir las actualizaciones en tiempo real del blog en tu teléfono móvil y no te pierdas de nada.

Comentarios